En el año 2000, El Salvador junto con 188 Estados miembros de las Naciones Unidas acordaron en la Declaración del Milenio lograr para 2015, el cumplimiento de ocho objetivos y sus respectivas metas como un esfuerzo para mejorar el desarrollo de los países. Esto es lo que se ha identificado como los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

Como parte de los ODM, el compromiso mundial es reducir en 2 terceras partes la mortalidad infantil (ODM4) y Reducir la razón de muerte materna de 71.2 a 52.0 x 100,000 nacidos vivos (ODM5). El país ha hecho esfuerzos por alcanzar el cumplimiento en ambos objetivos.

La razón de muerte materna en el periodo 2006 a 2011 pasó de 66.3 en 2006; 47.8 en 2008 a 50.7 en 2011. Según el MINSAL, los datos de nacidos vivos hasta el año 2009 fueron proyecciones de la Dirección General de Estadísticas y Censos (DIGESTYC). De 2009 hasta 2011 son los datos de la Secretaria Técnica de la Presidencia e incluyen desde 2006 a todos los prestadores del sector.

Según el Ministerio de Salud, en 2011 el país cumplió el Objetivo 5 referente a la reducción de la mortalidad materna, pues se redujo de 150 por 100 mil nacidos vivos a 52, que era la meta para 2015. Sin embargo, en 2014 hubo un aumento en las muertes maternas en comparación con 2011, 2012 y 2013.

 

La encuesta FESAL 2008, ha recolectado información de mortalidad materna en tres oportunidades en el país, 1993, 1998 y 2003. La metodología utilizada conocida como la “hermana viva”, que ofrece una visión general de la situación para un período de 10 años antes de realizada la encuesta. Las estimaciones de 1993 señalan que murieron 152 mujeres por cada 100 mil nacidos vivos, por razones asociadas al embarazo o parto. Esta cifra disminuyó a 120 en 1998 e incrementó hasta 172 en 2003.

Según el estudio Marco de Aceleración de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, (ODM), Condiciones de Éxito para el Logro de las Metas de la Mortalidad Materna e Infantil (año 2013), las muertes maternas se están produciendo básicamente por tres razones, una por las características de la madre, baja edad, especialmente en las adolescentes; la segunda por infecciones que se pueden producir en el momento del parto y la tercera por hemorragias. El 28% de las muertes maternas en el país ocurre en adolescentes (menores de 18) y el 40.6 por ciento de ellas se debe a intoxicaciones.

Según la OPS, en los años 2011-2012 se han mejorado las condiciones de cobertura y atención del parto lo que permite acercarse al cumplimiento de la meta 5 referente a la muerte materna, la cual una vez cumplida, la meta del país es reducir todas las muertes evitables.

En 2011) el 59.7% de las muertes fueron catalogadas como prevenibles, es decir, pudieron evitarse y el 37.5 como potencialmente prevenibles. Según el representante de OPS en El Salvador, José Ruales, una buena parte de estas muertes todavía pueden prevenirse mejorando las condiciones de atención del parto y aumentando la cobertura de atención institucional.

Según este informe las complicaciones prevenibles son aquellas que ocurren por un manejo inadecuado y las potencialmente prevenibles son cuando se hace un diagnóstico y tratamiento adecuado, pero tardío.

Esta reducción se ha logrado debido al trabajo realizado en las redes de salud, acercando los servicios con los Ecos Familiares y Especializados, brindando cobertura ginecológica las 24 horas en 20 de las 28 maternidades del país, aumentando los Hogares de Espera Materna, fortaleciendo la implementación y seguimiento de estrategias para la reducción de la mortalidad materna como las auditorias de mortalidades y morbilidades obstétricas extremas.

Además, según el MINSAL, se están reorganizando los servicios de atención materna para que puedan ser percibidos como amigables y diferenciados para adolescentes, a manera de promover el parto institucional y reducir la mortalidad materna en este grupo de mujeres.

Algunas de las acciones que ha desarrollado el Ministerio para alcanzar esta meta es el desarrollo de proyectos de apoyo para mejorar el acceso a los servicios de salud materna y propiciando una mayor demanda al acercar los servicios a la población más vulnerable; sin embargo según un estudio realizado por el Foro de Salud, la mayoría de muertes maternas se siguen dando en los municipios de mayor pobreza.

Principales dificultades

Según el informe Marco se detectan las siguientes dificultades:

  • Falta de Política Nacional en Promoción de Salud (Región Metropolitana, Región Occidental); débil abordaje familiar y comunitario; no Acompañamiento de Pareja/Familia en la consulta para su involucramiento (Región Central, Unidad de Salud Cuisnahuat), falta de enfoque de género (Región Occidental); bajo empoderamiento de la mujer (Unidad de Salud Cuisnahuat).
  • Fallas en la promoción, la educación y consejería a la usuaria en consulta preconcepcional, en la identificación de riesgos en mujeres en edad fértil y de mujeres que desean embarazo para referirlas a consejería pre concepcional; baja promoción y educación sobre Métodos Planificación Familiar a la población con énfasis en adolescentes (alta tasa de embarazos en adolescentes), Inaccesibilidad geográfica.
  • Falta de competencias e involucramiento del personal para dar cobertura a la oferta y a la atención de la mujer en el período pre concepcional, parto, puerperio y al recién nacido; fallas en el cumplimiento de la Normativa; fallas en la detección de infecciones por Síndrome de infecciones maternas por toxoplasmosis, rubeola, citomegalovirus, herpes simples y de factores de riesgos (adicciones y medicación); falta de unificación en el expediente clínico. Fallas en la evaluación nutricional.

 Posibles soluciones propuestas según las diferentes regiones de salud en El Salvador

  • Fortalecer el trabajo intersectorial y establecer lineamientos estratégicos intersectoriales para la operativización de las acciones (Región Metropolitana y Región Occidental).
  • Involucramiento de áreas como Educación, ONG, municipalidad (Región Metropolitana y Región Occidental).
  • Incremento de voluntad política (Región Occidental)
  • Mejorar el nivel educativo y de Información (Unidad de Salud Cuisnahuat).
  • Trabajar en el empoderamiento de la mujer, la familia y la pareja y en los patrones culturales (machismo, religión).
  • Fortalecer el componente de Salud Sexual y Reproductiva en el personal de salud y en la población (Región Paracentral).
  • Mejorar los conocimientos de los derechos sexuales y reproductivos en los adolescentes, Región Paracentral.
  •  Incrementar la Consulta Preconcepcional (Región Occidental).
  •  Mejorar la educación y promoción de hábitos saludables en consulta preconcepcional.
  •  Promoción de métodos de Planificación Familiar

Seguimiento de casos Región Central

  •  Reproducción, socialización, capacitación y aplicación de las normas y lineamientos técnicos para la atención de la mujer en el período preconcepcional, parto, puerperio y al recién nacido.
  •  Supervisión del cumplimiento de normas y protocolos de atención
  •  Gerencia adecuada de los recursos y reasignación según necesidades (Región Metropolitana).
  •  Desarrollar estudios que cuantifiquen la incidencia de infecciones por Síndrome de infecciones maternas por toxoplasmosis, rubeola, citomegalovirus, herpes simple y su impacto (Región Paracentral).
  •  Monitoreo del llenado del expediente clínico.

Fuentes: Encuesta FESAL 2008; Marco de Aceleración de los ODM (Condiciones de éxito para el logro de las metas de la mortalidad materna e infantil Objetivo 4 y 5, presentado por el Ministerio de Salud y Sistema de Naciones Unidas de El Salvador, Octubre 2013; monitoreo de prensa escrita.